Circular en reserva, una mala costumbre que puede dañar tu coche y tu bolsillo

Circular en reserva, una mala costumbre que puede dañar tu coche y tu bolsillo

Conducir con el depósito en reserva es un hábito muy malo que puede hacer que el coche se estropee.

Apurar hasta el último momento para echar gasolina o diésel es un hábito muy malo que puede hacer que tu coche se estropee.

El modo de conducir determina la vida útil del vehículo, igual que hay determinadas costumbres al volante que a la larga pueden ocasionar averías como, por ejemplo, realizar maniobras bruscas, mantener constantemente el pie izquierdo en el embrague o incluso apoyar la mano en la caja de cambios, circular con el depósito en reserva tampoco es bueno para el coche.

Según la Asociación Talleres de Automoción Asetra, conducir con el depósito en reserva es perjudicial para el motor del coche. Cuanto menos combustible hay, más fuerza tiene que hacer la bomba para llevarlo hasta los inyectores que lo hacen pasar a los cilindros. Una acción que puede hacer que la bomba acabe quemándose.


Además, desde Asetra explican que la gasolina y el gasoil tienen impurezas que se depositan por decantación en el fondo del depósito. Unas impurezas que podrían llegar a obstruir un inyector o varios, una de las averías más caras que puede sufrir un coche.

Lo más recomendable para el vehículo es circular siempre por encima del cuarto de depósito.

¿Cuántos kilómetros puedo circular en reserva?
Cuando se enciende el piloto de reserva inevitablemente te pones nervioso y, a no ser que tengas un coche que te marca los kilómetros que puedes recorrer, siempre te haces la misma pregunta, ¿cuánto me queda de autonomía? La realidad es que la cifra varía en función del tamaño del depósito, pero por norma general el coche tiene que poder circular al menos durante 45 kilómetros más.

¿Me pueden multar por quedarme sin combustible?
Aunque está infracción no esta recogida como tal en el Reglamento General de Circulación, quedarse sin gasolina puede conllevar una sanción y, además, una posible avería. La multa por conducción negligente asciende a 200 euros.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Más información